Cómo come una nutrióloga

Pues como muchos se imaginarán las nutriólogas sabemos cuántas calorías tiene cada alimento aproximadamente, cuántos carbohidratos, proteínas o grasas tiene tal o cual comida pero lo que nadie se imagina es que también somos seres humanos. Sí. Así como lo lees. A pesar de que ves día a día lo contrario en redes sociales, a muchas nutriólogas saludables también nos gustan los postres, a veces comemos helado, algo frito, nos tomamos unos vinos…. Contrario a las imágenes de perfección y comida saludable que hay por todas las redes sociales, considero que una verdadera nutrióloga no es aquella que sólo come orgánico y healthy todos los días, sino aquella que sabe balancear y reconocer que también tenemos nuestros tropiezos y en vacaciones a veces se vale salirse de esa rutina y comer algunas cosas que normalmente no comeríamos.


Les cuento que hice un viaje largo de 6 semanas dónde hice de todo: ejercicio, aprendí de vinos, fui a la playa y sobretodo comí. Sí comí. Comer no como si no hubiera un mañana y fuera el último día de mi vida, sino que comí tratando de luchar contra esta mente que no quiere subir porque sabe cuántas calorías se está comiendo pero que también quiere disfrutar del platilo y del momento. Con esto, me dediqué a buscar restaurantes ricos por todos los lugares que visitaba y me di cuenta que soy buena para eso jajaja. Tengo buen ojo para los restaurantes y no sé si fue suerte pero caí en lugares deliciosos. Desde un pulpo marinado en especies y en vino durante 8 horas previas y luego puesto al sartén. Hasta una tarta de naranja de la abuela en un restaurante atendido por su dueña en un lugarcito de Croacia. Algo que hace unos 5 años no hubiera podido lograr lo logré esta vez: disfrutar cada bocado, cada platillo, cada sabor diferente que trae cada alimento y sobretodo agradecer que puedo estar ahí en ese momento. Así fue cómo pase mi viaje: disfrutando, saboreando y sobretodo sabiendo balancear. Como les dije anteriormente en este texto, no se trata de comer como si no hubiera un mañana, si no intentar balancear para que en tu día no haya exceso tras exceso. Te dejo algunos de mis consejos:


  • Si te preocupa subir de peso, seguro vas a subir. Intenta comer disfrutando cada bocado y no te llenes hasta no poder más. Escucha a tu cuerpo y relájate.
  • Si sabes que vas a pedir postre en algún momento del día procura empezar tu desayuno ligero: pide sólo unos huevos con verduras y algo de fruta. Sáltate el pan, los waffles, los cereales, etc.
  • Si desayunas fuerte por ejemplo huevos con tocino y un waffle, recupérate en el día: come verduras, proteínas y evita los panes, las pastas y los postres.
  • Si vas a tomar bebidas alcohólicas, evita el pan y las pastas en ese tiempo de comida y considera tu bebida como tu carbohidrato.
  • Haz ejercicio: Procura siempre tomar las escaleras, caminar, correr, etc.

Espero que esto te sirva!


Saludos


Mariana


Publicación más antigua Publicación más reciente